lunes, 27 de mayo de 2013

Polifonik Sound Festival 2013 - Día 2



Tras el Viernes noche, y como no puede ser de otra manera, llega el Sábado medio día. Con las legañas pegadas y pocas horas de sueño nos levantamos para cargar las pilas en El Trasiego, un restaurante de vinos y tapas en Barbastro y a quien los del Polifonik Sound deberían ponerles un puestecillo o algo en el festival, que nos vendría muy bien a ciertas horas de la madrugada. Tras la siesta de rigor y bocata #antioperaciónlorza, llegamos de nuevo justo para ver terminar al primer grupo.

Ukulele Clan Band
En este caso se trató de Ukulele Clan Band (con “U”, no con “E”), una banda madrileña de folk-rock que utilizan ukeleles y acordeones, y eso mola. Muy divertidos, nos hicieron una versión del “Money for nothing”, que atribuyeron a Queen pero que rápidamente rectificaron indicando que son los Dire Straits los auténticos dueños de la canción. Tras los Ukulele, llegó una de las sorpresa del sábado: Carlos Sadness. Si quedé sorprendida por su presencia en el escenario, que no sabría definir, la impresión fue mayor por su peculiar voz y las letras de sus canciones. Lo que veían mis ojos y escuchaban mis oídos no terminaba de procesarse en mi cerebro. Pasé de un estado de shock, que a punto estuvo de llevarme fuera del recinto a tomar el aire, a una condición de fan total y absoluta. Carlos me ganó el corazón con sus letras, tristonas pero con un matiz de esperanza, con sus comentarios entre canción y canción, y con esa mezcla de pop y rap que, pese a lo odiosas que son las comparaciones, tanto recuerda a Delafé y las Flores Azules.
Carlos Sadness
La noche siguió con [Izal], una banda encabezada por Mikel Izal, cantante y compositor, que además le da también a la guitarra. Completa el grupo cuatro músicos más que otorgan a [Izal] una dimensión de banda de rock con buena planta (de hecho, llevan camisetas negras!!!!) y futuro prometedor en la escena nacional. Según su web se lo gestionan todo ellos solitos, llegando a entrar en el cartel del Sonorama en un plis plás. Un buen concierto que me tuvo entretenida y moviendo los pies, pero un estilo muy similar a lo que ya hay por ahí. Y pasamos a los cabezas de cartel del sábado, Dorian, y de quien no haré muchos comentarios porque no es un grupo santo de mi devoción y poco objetiva sería. A parte de "A cualquier otra parte", no tienen nada más que me guste, y en directo mucho menos. Sin embargo, los asistentes disfrutaron de lo lindo, lo cual seguro que es de agradecer por parte de la banda.


[Izal]

Dorian
Pasamos al último grupo de la noche, antes de la sesión de DJs, que vino de la mano de Dapuntobeat. Segunda sorpresa festivalera y olé por los Mexicanos, que tocaron de PM y nos lo hicieron pasar de lo estupendamente. Una propuesta fresca llegada directamente de DF que ha teloneado a gente de la talla de Hot Chip, Justice o Fat Boy Slim, con un estilo funky-beat con tintes rocks y electrónicos que dejó la pista caliente para el paso de los DJs del 21. Dapuntobeat actuó también en el Primavera Sound de este año y me encantó saludar a Ian en el Forum, bajo y voz del grupo, con quien nos echamos unos bailes mientras sonaban las canciones que pincharon los chicos del 21.

Ian, de Dapuntobeat
Tras seis años en el candelero, el Polifonik es de esos pequeños grandes festivales en los que seguro que descubres algún tesoro escondido, amplías tu círculo de amistades y hace que pienses que los viajes en coche, con lluvia y tras una semana agotadora merezcan la pena. Mis felicitaciones y gracias a la organización y a la anfitriona por hacerme pasar un gran fin de semana. El año que viene más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada