martes, 21 de mayo de 2013

Polifonik Sound Festival 2013 - Día 1


Empieza la temporada de festivales musicales. Si hasta ahora era el Primavera Sound quien daba el pistoletazo de salida en mi agenda, este año he adelantado la temporada con el Polifonik Sound, en Barbastro. Animada por una orgullosa barbastrense y sin conocer a nadie del cartel (únicamente a Dorian y no me gustan), me planté en el Somontano para degustar sus buenos vinos y descubrir un festival que está lejos de las masificaciones primaverales y que te permite, incluso, intercambiar unas palabras con los músicos. 

Así pues, y mientras suena esta versión de I wanna be your boyfriend de los Ramones, (hecha por Pecker), comenzamos con el repaso del viernes. Hay que decir que el cartel del primer día me pareció algo desordenado. Dicen que el orden de los factores no altera el producto, pero ojo que cuando se trata de organizar el cartel de un festival es posible que este axioma no se cumpla. Empezamos muy bien con Pecker, aunque fue una pena llegar tarde, y escuchar solo las tres últimas canciones. Una pena porque pintaba bien y se oía mejor. De hecho, fue el único concierto que sonó bien la noche del viernes. Pop fresco, divertido y bailongo, de ese que hace falta cuando hay que animar el espíritu. Una pena que fuese el primero porque nos habría venido muy bien al final de la noche… Con Pecker hay que ponerse las zapatillas de bailar! 

Y del pop luminoso de Pecker, al rock oscuro de Havalina (y mi manía de llamarles HaLvalina, regalándoles una "ele", como si estuvieran las letras de promoción 2x1). Grupazo y descubrimiento de rock contundente, algo denso y con mucha guitarra, y con unas formas que me encantaron. Pero algo pasó algo con el sonido, ya que los graves se oían demasiado para mi gusto, y no sé si porque es el estilo del grupo en directo o por qué exactamente, pero en cualquier caso, una sombra que se compensaba por lo gratamente sorprendida que estuve al conocerles y por el final apoteósico que se curraron sacando el bombo de la batería al centro del escenario. 




Seguimos con Supersubmarina, quienes venían de cabeza de cartel y, para mi totalmente prescindibles. Y es que ya estoy cansada ese pop rock Franzferdinero, con tintes a Lori Meyers, Vetusta Morla y otros, que está invadiendo el panorama musical nacional. Y si además le añadimos esa estética pijeril con suéter de punto (que invadió casi todo el Polifonik, todo hay que decirlo) ya tiene que gustarme mucho la música que hagan para pasarlo por alto. Sí, sí… prejuicios míos, lo sé, pero las camisetas negras brillaron por su ausencia! ;p Bueno, sea como sea, me desconecté del concierto, y pese a estar frente a un escenario rodeado de fans, no hubo forma de entrar en la música de Supersubmarina. Pero parece que esa desconexión no me pasó únicamente a mí. Hablando al día siguiente con algunas personas que asistieron al festival, me dijeron que el grupo no conectó con el público. No sé, conmigo ya os digo que no, pero que a servidora no les guste no quita que el recinto se llenase de fans entregados que cantaron los que debían ser los hits del último disco. 


Tras Supersubmarina, llegó New Ivory , un grupo de jovenzuelos de Londres, que hacen un rock psicodélico, según informan algunas webs, pero que a mí me recuerdan en algunos acordes a Smashing Pumpkins. La banda comenzó en 2008 y tras algunos singles, han sacado su primer LP este 2013. A los muchachos se les ve con ganas, meten caña y seguro que los veremos por más de un festival en los próximos años. 

Continuamos con Fira Fem, unos chicos madrileños que hace un pop electrónico muy particular, con experiencia ya en el Primavera Sound, FIB o DCode, pero que no vi que terminaran de encajar. Con un público despistado tras la actuación de Súpersubmarina y New Ivory, Fira Fem intentó por todos los medios meterse al público en el bolsillo pero éste no estaba por la labor. Muy poco respeto por parte de los asistentes, quienes a juzgar por los pocos aplausos entre tema y tema, pasaron absolutamente del concierto. Sin embargo, las reminiscencias a Animal Collective que escuché durante su actuación me llevan a darles una segunda oportunidad, aunque sea enlatados en formato digital. Y siento mucho no tener documento gráfico para ellos, pero se me murió el teléfono... cosas del directo. 

Y terminamos con Audioclaudio Dj, con quien tampoco no hubo manera de encajar. Al tipo se le ve que controla y sabe, mucho. De hecho he leído en la web del Polifonik que lleva casi 20 años pinchando, pero es un estilo que no me va. No me gusta que se mezcle tanto el tema y que pierda su propia identidad. De hecho, llegó un momento que parecía que sonaba siempre la misma canción y claro, tener que prestar atención para distinguir de qué tema se trataba no me motivaba nada. Así que como bien dice el saber popular, una retirada a tiempo es una victoria y tras darle la oportunidad que merecía, nos fuimos a dormir, que el sábado se presentaba igualmente movidito. Mañana más y mejor.

Os dejo con Viaje al Sol de Havalina, el tercer tema de su último disco y que concentra en dos minutos y medio la esencia de la banda. 

Voy pensando en el momento,
de escribirte cuando llegue al sol...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada