viernes, 25 de mayo de 2012

Aprender a comer, es aprender a crecer (Brochetas especiales de fruta)

Con esta entrada participo en la Primera Edición del Carnaval de Nutrición


Cuando empecé el blog me prometí a mí misma no hablar de nutrición. Fue un juramento de esos que haces en voz bajita, porque aunque lo hagas convencida, sientes que la cabra tira al monte y en algún momento lo vas a romper... Y ese momento, me temo amigos míos, ha llegado. Es posible que arda en los infiernos por jurar en vano, pero es que no he podido evitar sumarme al carro del primer Carnaval de Nutrición. ¿Que qué es un Carnaval de Nutrición? Podríais imaginaros una fiesta donde todos vamos disfrazados de vitaminas, minerales o antioxidantes. Una fiesta donde el disfraz más repetido (cada año hay uno de moda) es el de proteína, por eso de la dieta Dukan... Pues no, simplemente se trata de un encuentro virtual donde todas las personas que tienen blog están invitadas a escribir sobre un tema relacionado con la nutrición. Esta primera edición ha sido organizada por Mi Dieta Cojea y Alimmenta, y el tema escogido por votación popular ha sido el mismo del Día Nacional de la Nutrición, que se celebra el próximo 28 de Mayo. Este año, se centra en la importancia de la educación alimentaria en los niños para un correcto crecimiento y desarrollo. Así pues, "Enseñar a comer es enseñar a crecer", es la temática de este Día Nacional de la Nutrición (DNN) y de este primer Carnaval de Nutrición.


Aunque me hiciera ese juramento en mis inicios blogueriles, no esperéis una lista de consejos y trucos para que el nene coma más verdura, o para que deje los panchitos y la consola y se apunte al equipo de fútbol del barrio... No... Para eso puedes leer las fantásticas entradas que han escrito el resto de compañeros. Éste no es un blog de divulgación científica y lo que vengo a hacer es una serie de reflexiones, personales e intransferibles, según mi forma de ver el tema que nos ocupa. Así que igual me quedo en el limbo por haber roto mi juramento a medias, quién sabe.


Mi primera reflexión es sobre esa pequeña costumbre, en ocasiones molesta, que tienen los niños de imitar toooooodo lo que hacen los mayores. Creo que es mucho mejor aprovechar esa gran capacidad de monito copión en positivo, y que imiten no sólo la buena educación y maneras, sino le gusto y el placer de una buena alimentación, en su sentido más amplio... Porque si los papás no comen bien... ¿cómo van a comer bien los peques? Si los papás no tienen paciencia en la mesa... ¿cómo van a comer bien los peques? Si los papás no se meten en la cocina, ¿cómo van a comer bien los peques? Y es que lo que se come en casa, es fundamental para el crecimiento y desarrollo de los niños, pero incluso lo que come la mamá estando embarazada o dando el pecho es fundamental para el desarrollo del futuro bebé. Y no sólo eso, la mala alimentación de la madre puede predisponer un aumento del riesgo de sufrir enfermedades como la obesidad, las enfermedades cardiovasculares o la diabetes cuando sea adulto. Sí señor, durante el desarrollo del feto se producen cambios en el material genético que no afectan a los genes (se llaman cambios epigenéticos) y que pueden activar o desactivar ciertos genes del futuro bebé. Estos cambios pueden estar modulados por los nutrientes, y aunque es una ciencia aún muy joven, está bien claro que estados de malnutrición o falta de calorías en la dieta durante el embarazo y la lactancia aumenta el riesgo de que en la edad adulta aparezcan enfermedades crónicas. El estudio de la hambruna holandesa de 1944, como consecuencia del bloqueo de alimentos de los nazis al pueblo holandés, es quizás el triste ejemplo de cómo un estado de malnutrición severo durante el embarazo y la lactancia puede afectar la salud de los hijos en la edad adulta.

Mi segunda reflexión es sobre lo importante que es acercar la cocina a los niños. Una de las mejores formas de enseñarles a comer de todo es meterles en la cocina desde bien pequeños. Desde luego, no con la intención de tener mini-Adriàs ni mini-Arzaks, Dios nos libre, pero sí con la intención de involucrarles directamente con su propia alimentación. Encargarles pequeñas tareas durante la elaboración del plato, adaptadas a su edad y habilidades, seguro que hace que miren el resultado final con mejores ojos, porque ¿¡¡cómo va a estar malo algo que he cocinado yo?!!

Y para terminar, mi última reflexión va dirigida hacia la recuperación del sentido común. Sí, sentido común a la hora de comer. Y eso no quiere decir hacerse vegetariano, naturista ni cosas de esas (con todo el respeto por esas formas de alimentarse)... Si eres una persona sana (o un niño sano), se puede comer de todo, y digo de todo, todo y todo... Nunca me han gustado los extremismos, el hecho de que España supere ya a EEUU en obesidad infantil es realmente preocupante, pero echarle la culpa de ello a los refrescos o a los bollos, me parece un planteamiento simplista que muestra poca visión del problema. La obesidad y el sobrepeso, tanto infantil como en la edad adulta, son consecuencia de unos hábitos alimentarios incorrectos e inactividad física, motivados por muchos factores, como económicos, sociales, educacionales y políticos, no sólo nutricionales. Cada vez que oigo hablar de “comida basura”, me da un “pallá” que me pongo mala...No existen alimentos buenos ni malos, sino planteamientos alimentarios mejores o peores. La comida no es basura, y me parece una falta de respeto considerar algunos alimentos como tal. No pasa nada por comer unas chuches el domingo, o ir al burguer a celebrar el cumple... Lo que es importante es que el niño no vea como algo normal comer cada día chuches, traerse las hamburguesas a casa cada dos días, o echarse un partido de fútbol cada tarde... en la consola! Por eso, amiguetes papás y mamás, aplicad el sentido común con vuestros peques... y con vosotros!



Terminado el momento reflexivo, vuelvo a la reivindicación de que los niños entren en la cocina. Sin necesidad de pasarnos la mañana haciendo esculturas en los platos de los peques, sí que es cierto que presentar algunos alimentos de forma más divertida hace que sientan más atracción por ellos. Y si además, son ellos quienes elaboran el plato, la atracción puede llegar a grado de adoración. Las brochetas de frutas son muy socorridas, pero yo os planteo algo un poco más allá, y que podéis hacer con vuestros hijos. Sabéis todos lo que me encanta el blog de La Receta de la Felicidad. Además de preciosas fotos, encontrareis ideas muy originales que podréis hacer con los peques de la casa. Una de ellas son unos "mikados" que he decidido utilizar como brocheta para el pinchito de fruta. El “pinchito” o “mikado” lo podéis hacer siguiendo la receta o comprarlos en el súper. La primera opción es la más divertida, y la segunda, la más rápida... Pero no os sintáis mal por preparar dos brochetas con el palito comprado, no pasa nada, sólo son dos palitos... Al niño no le va a salir pelos en las orejas ni nada por el estilo...


Y a los niños también hay que enseñarles a querer la música y los grande clásicos del rock and roll. No está nada mal empezar con el Tutti Frutti de Little Richard. Siempre me ha gustado esta canción, desde bien pequeña. Me encantaba que dijese lo de "tutti frutti",lo único que entendía... Siempre me acordaba del helado, que aunque no me gustase, me llamaba mucho la atención todos esos trozos de colores y lo del "auam ba buluba balambambú"!!! ;D




Brochetas especiales de frutas

Ingredientes para 4 personas:

  • 8 palitos de pan con chocolate o mikados.
    • Si quieres hacer los mikados con los peques:
      • 400g de harina de fuerza
      • 200ml de agua a temperatura ambiente
      • 50ml de aceite de oliva virgen extra
      • 10g de levadura de panadería fresca
      • 5g de sal
      • 200g de vuestro chocolate favorito (mejor de cobertura)
  • Trozos de fruta variada de temporada.

Preparación:

  • En un bol deshacer la levadura fresca con la harina, hasta que quede totalmente desmigada.
  • Añadir la sal, el aceite y el agua a temperatura ambiente. Cuando esté todo bien mezclado, pasar la masa a la superficie de trabajo (no hace falta añadir harina).
  • Separar una pequeña parte para que la amasen los niños y amasar durante 10 minutos, más o menos.
  • Dejar la masa en un bol enharinado, tapado con un trapo y en una zona cálida de la casa durante 1 hora.
  • Una vez pasado el tiempo, amasar ligeramente para desgasificar, y pasar a hacer los palitos.
  • Para ello, estirar la masa con un rodillo de cocina hasta que quede de un grosor de medio centímetro, más o menos. Cortar tiras de unos 10cm de largo por 1 cm de ancho y proceder a enrollarlos entre vuestras manos y la superficie de trabajo, para hacer los palitos redondeados. Tened en cuenta que los palitos crecerán un poco al hornearlos, por lo que es importante que os queden finitos.
  • Ir colocando los palitos en una bandeja de horno con papel de hornear, dejando una separación prudencial entre palito y palito.
  • Con el horno precalentado a 250ºC, abrir la puerta, vaporizar con un poco de agua y bajar la temperatura a 200ºC. La parte de vaporizar con agua no la hice, porque no tenía con qué vaporizar, pero salieron igualmente bien.
  • Hornear entre 7-10 minutos, dependerá del grosor de los palitos. Mi consejo es ir vigilándolos y cuando empiecen a adquirir un tono ya tostadito, sacarlos del horno.
  • Habrá que ir horneando por tandas, la cantidad de palitos que quieras hacer. Según la receta, salen unos 80 palitos... Yo hice 15-20 unidades, el resto de la masa la repartí en 2 pizzas que quedaron de muerte!
  • Una vez los palitos se han enfriado, bañarlos con cobertura de chocolate que previamente se habrá desecho al baño María. Poner la cobertura líquida en un vaso e introducir cada palito para que se impregne de chocolate. Dejarlos sobre una bandeja con papel de horno parafinado hasta que el chocolate solidifique. Para acelerar el proceso, puedes meterlos en la nevera.
  • MONTAR LA BROCHETA: selecciona las frutas que tengas en casa, lávalas, córtalas en trozos más o menos del mismo tamaño y hazles un agujero en el centro. Lo del agujero dependerá de cómo os haya quedado el palito de grueso, por eso es importante hacerlos lo más finos posible. El agujero lo hice con un palillo chino que tenía en casa, de un tamaño que me permitió hacer un agujero considerable sin destrozar la fruta.
  • Una vez la fruta está agujereada, proceder a montar la brocheta y servir rápidamente.

CONSEVACIÓN DE LOS PALITOS: a mí me han durado unos 3-4 días en un estado bastante digno... eso sí, envueltos en papel film y en la nevera.






English recipe

Special fruit skewers

Ingredients (4 servings):


  • 8 breadsticks with chocolate or Mikado.
    • If you do the Mikado with the kids:
      • 400g of bread flour
      • 200ml of water at room temperature
      • 50ml extra virgin olive oil
      • 10g fresh baker's yeast
      • 5g salt
      • 200g of your favorite chocolate
  • Different pieces of seasonal fruit.

Preparation:

  • In a bowl break the fresh yeast with the flour until it is completely crumbled.
  • Add salt, oil and water at room temperature. When all well blended, transfer the dough to a work surface (no need to add flour).
  • Separate a small part for the children knead and knead for 10 minutes.
  • Leave the dough in a floured bowl, covered with a cloth and in a warm area of the house for 1 hour.
  • After 1 hour, knead lightly to degas, and move on to the sticks.
  • To do this, stretch the dough with a rolling pin until a thickness of half inch, more or less. Cut strips about 10 cm long and 1 cm wide and proceed to roll them between your hands and work surface, rounded to the sticks. Note that the sticks will grow a little when baking, so it is important that you remain them thin.
  • Go putting the sticks in a baking tray with baking paper, leaving a reasonable separation between stick and stick.
  • With the oven preheated to 250 °C, open the door, spray with a little water and lower the temperature to 200 °C. I skiped the water spray part, because I didn't have any tool to do that, but the process went ok as well.
  • Bake for 7-10 minutes, depending on the thickness of the sticks. My advice is to have a look from time to time and when they begin to acquire a tone and golden brown, remove from the oven.
  • We'll have to bake in batches, the number of sticks you want to do. According to the recipe, you can make about 80 sticks ... I did 15-20 units, and the rest of the dough splitted into 2 parts and make two amazing pizzas!
  • Once the sticks have cooled, dip them in your favourite chocolate. For that, put the chocolate in a glass and introduce it in a pan with hot water, and remove to melt. Introduce every stick in melted chocolate. Leave them on a tray with baking paper until the chocolate hardens. To accelerate the process, you can put them in the fridge.
  • RIDING THE SKEWERS: Select fruits that you have at home, wash them, cut them into pieces roughly the same size and make them a hole in the center. The size of the hole will depend on how thick are your sticks, so it is important to make them as thin as possible. I made the hole with a Chinese stick I had at home, of a size that allowed me to make a considerable hole without destroying the fruit.
  • Introduce the fruits in the skewer and serve quickly.

Best before: sticks lasted about 3-4 days in a quite decent way, wrapped in plastic wrap and in the refrigerator.


19 comentarios:

  1. Esta brocheta está pidiendo a gritos unos planos :P Qué cuadradito que te ha quedado la sandia! Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejeje... utilicé escuadra y cartabón para cortar la sandía! ;p Besets! Raquel

      Eliminar
  2. Como ya sabrás a mi el tema de la nutrición me encanta, voy a disfrutar como una enana de todas las entradas que has dejado enlazadas y me ha gustado mucho como has desarrollado tus reflexiones, sobre todo la última. cuanto sentido común que falta! jaja
    un besito:)
    hoysonrioalespejo.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Justme! Me alegro de que te haya gustado, porque no estaba muy segura de que alguien leyese semejante rollazo!! jajajaj!!... mira que me gusta enrollarme, y enrollarme... ;p Besets! Raquel

      Eliminar
  3. Es verdad que es crucial la buena alimentación, además estos broches se ven super tentadores!
    Te espero en mi blog a ver si te gusta y queres quedarte,

    Saludos,

    macarena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte Macarena!!! Acabo de darme un salto a tu blog y está genial!!!! Besets! Raquel

      Eliminar
  4. Hola, me ha encantado tu blog! esta muy bien introducir el tema de la nuricion entre tantas recetas, y con musica... todo entra mejor! ya me he echo seguidora del tuyo, te invito a pasar por el mio y quedarte si quieres! felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gemma!! Me alegro de que te haya gustado la entrada!! :) Me he pasado por tu blog y está genial!! Besets!! Raquel

      Eliminar
  5. Muy interesante todo lo que dices, estoy totalmente de acuerdo, las cosas además se transmiten de generación en generación y si papa y mama no cocinan...los hijos dificilmente lo harán!
    Las brochetas muy ricas, una manera divertida y original de comer fruta.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana por pasarte por aquí! Besets!!! Raquel

      Eliminar
  6. Me encanta esta entrada y como quiera que yo el domingo voy a publicar un post hablando de este tema, entre otros, de la educación de los niños pues, si no te importa, pondré un enlace a esta receta tuya que dará un buen complemento a lo que quiero expresar.
    Lo de los palitos me ha chiflado, un beso princesa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Helena!! Será un honor aparecer en tu entrada del domingo, muchas gracias! qué ganas de leerla ya!! :-) Besets! Raquel

      Eliminar
  7. ¡¡Me han encantado!!, yo también hago brochetas con la fruta, porque llega un momento que nos cansamos de comer la fruta siempre igual ¿no te parece?, la suelo acompañar de yogur pero con estos mikados pueden estar.., buenas no, lo siguiente.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también uso el truco del yogur, sobre todo cuando empiezan a ponerse pochas... todo bien mezcladito, una pizca de canela y rico, rico!! ;p Besets!!Raquel

      Eliminar
  8. Una entrada muy interesante, es un tema en el que tendríamos que estar mas concienciados. La receta sencilla pero apetecible. Me apunto hacer mikados ;) Bezitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ralu! Apúntate a los mikados, ya verás qué ricos... si es que no hace falta complicarse en la cocina! ;p Besets! Raquel

      Eliminar
  9. ¡¡A mi también me gustan!! Enhorabuena Soul Kitchen

    ResponderEliminar
  10. Romper autopromesas...¡Eso me suena pero mucho, mucho!. Je,je. Y,menos mal, que lo hiciste porque es una entrada perfecta. Nos enseñas, nos enlazas a blogs interesantes, a la próxima jornada Carnavalera:ME APUNTO!!!!!Riquísima brocheta y buena música!!!! ¿Hay quién de más? No lo creo!!!. GRACIAS

    ResponderEliminar